Legislación sobre los vehículos eléctricos

 

Una de las situaciones que más nos alertan al momento de comprar un nuevo vehículo son las normativas que rigen su uso en cada ciudad. Por lo tanto, lo ideal es documentarnos un poco antes de ponernos en marcha.

Si estás pensando cambiar tu estilo de transporte por uno más ecológico, como un divertido, económico y ligero patinete eléctrico como los que ofrece Tecnocio, entonces es el momento ideal para revisar la legislación sobre este tipo de vehículos.

Lo primero que debes recordar, es que las leyes cambian según la ciudad donde son emitidas. Yo te hablaré un poco acerca de cómo se está regulando en Barcelona, para que te hagas una idea.

Actualmente no existen leyes férreas en la ciudad para este tipo de vehículos, los mismos, son tratados como “automotores de baja frecuencia” Lo que hace que tengan permiso exclusivo de vialidad por la zona peatonal a una velocidad que no importune a los que transitan por ella a pie.

La única excepción a esta regla, es cuando no existe paso peatonal, y el vehículo debe transitar obligatoriamente por las avenidas, en este caso, debe hacerlo sin molestar a los otros vehículos que circulan. Lo mismo ocurre con las calzadas. Lo mejor es que no debes tener un carnet de circulación ni un permiso especial, tampoco un seguro para conducir estos equipos.

No obstante, si deseas contratar un seguro vial eres libre de hacerlo, recuerda que lo más importante es tu seguridad y estar protegido contra cualquier eventualidad es de suma importancia.

 

3 novelas que deberías leer alguna vez

3 novelas que deberías leer alguna vez las podrás hallar bajo cualquiera de los prestigiosos 64 sellos del Grupo Planeta, reputado como el grupo editorial líder de las lenguas hispánicas, y décimo a todo lo largo del globo, por lo que no dudes en incorporarte a los comerciales grupo planeta, donde podrás promover obras cúlmenes de la literatura universal en lengua castellana, como Rayuela de Julio Cortázar, Conversación en la catedral de Mario Vargas Llosa, y Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

Rayuela fue escrita en París y publicada por primera vez en junio de 1963. Considerada una de las obras centrales del conocido como boom latinoamericano, narra la historia de Horacio Oliveira, y pone en juego la subjetividad del lector con sus múltiples finales, por lo que suele calificarse de “antinovela”, aunque Cortázar la denominaba “contranovela”.

Conversación en la catedral es la tercera novela de Vargas Llosa, publicada en 1969, reconocida como una de sus grandes obras. Escrita entre París, Lima, Washington, Londres y Puerto Rico, ha sido incluida en la lista de las cien mejores novelas en español del siglo XX de El mundo., junto a Cien años de soledad otra obra maestra de la literatura hispanoamericana y universal.

La legislación en materia de patinetes eléctricos

Antes de salir a recorrer la ciudad con nuestro patinete eléctrico es de vital importancia revisar la legalidad de la circulación del mismo. Como sabemos que lo menos que deseas es terminar en problemas legales por conducir donde no se debe o ir a demasiada velocidad, te traemos este post donde te comentaremos cómo se maneja actualmente la legislación de patinetes eléctricos.

Lo primero que debes saber es que no son considerados vehículos propiamente, por lo que los regímenes para ellos son muy distintos a los que se debe conocer al conducir un auto o motocicleta.

Según la Ley de Seguridad vial, un patinete de Tecnocio debe ser conducido por las acercas, por donde van el resto de los peatones. Esto a una velocidad que no moleste a los transeúntes, sin ocasionar ningún accidente.

Esto incluye las vías que se encuentran en plazas y parques. Nuestra recomendación es que no tomes demasiada velocidad a menos que quieras generarte un problema con alguno de los viandantes.

En el caso de que no exista paso peatonal, o en las calzadas, los patinetes tendrán permiso para ir por las mismas vías que los vehículos comunes, a una velocidad no menor a 60 kilómetros por hora, y sin molestar el paso de los otros ni ralentizar el mismo.